Sergio es un niño de 8 años que, a como todos los niños de su edad le encanta jugar con sus amigos y disfrutar de sus aficiones especialmente con la familia. Desde bien pequeñito ha disfrutado teniendo un balón en sus pies… Fue gracias a los partidos de fútbol con su equipo, que su papá Álex, se dio cuenta que cuando corría giraba su pie izquierdo. La insistencia de su padre para saber por qué Sergio giraba el pie al correr, hizo que su pediatra le detectara un tumor cerebral. Después de días de angustia, supimos que el tumor era benigno. A partir de aquí empezó otro camino duro: el de la incertidumbre.”

Son las palabras de Teresa, madre de Sergio, para explicarnos la historia de este pequeño valiente apasionado del mundo Legoland.

Sergio entró en quirófano y le quitaron un 70% del tumor, pero para esto tuvo que pasar por un post operatorio durísimo. Sergio no entendía nada. Él nos decía llorando: “he entrado bien en el hospital y ahora no puedo andar”. Tuvo mucho dolor pero poco a poco fue recuperando movilidad. Tenemos muy presente y recordamos con emoción el día que Sergio por primera vez se puso de pie e intentó dar sus primeros pasos.”

Sergio se ha esforzado muchísimo para volver a caminar y se ha sometido a duras sesiones de rehabilitación para conseguirlo. Poco a poco, ha conseguido la movilidad de su cuerpo y, actualmente, ya puede correr y practicar los deportes que más le gustan. Cada vez que le hablábamos a Sergio de Lego, nos prestaba muchísima atención y cambiaba radicalmente su comportamiento con nosotros. Sergio nos enseñó vídeos de sus construcciones de Lego, ¡eran impresionantes! Él tenía claro que su ilusión era visitar Legoland. Sergio cambió su actitud a medida que su ilusión tomaba forma. A nuestro pequeño le costó mucho asimilar su enfermedad y las consecuencias de la operación y, gracias al proceso de la ilusión, recuperó la sonrisa que le caracterizaba.

Como parte de sus deberes hizo un póster donde aparecían todas las cosas que más le gustan: su familia, Lego, Londres…

Poco a poco construyeron el camino hacia la ilusión y, tras el esfuerzo, y con la ayuda de todos los colegios que apoyaron a Sergio, llegó la aventura que no olvidarán: Legoland Windsor. Para la familia fueron unos días inolvidables donde pudieron dejar atrás el hospital y volver a la normalidad. Visitaron muchos lugares del mundo en solo unos días… Nueva York, Hollywood, e incluso conocieron a Indiana Jones. Eso sí, ¡todo en miniatura!

 

  

¡Muchas gracias a Sergio y a su familia por compartir su ilusión con nosotros!

 

 

Ayúdanos a hacer 
realidad las ilusiones de
niños enfermos.

 HAZ UN DONATIVO


Deja tu mensaje:


Subir vídeo
Subir vídeoCambiar

No hay comentarios